Hipotiroidismo gestacional…ese gran desconocido para muchas de nosotras

Hola chicas, lo primero de todo perdón por haber tardado tanto en escribir, no será por falta de ideas y temas que tratar…pero es que muchas sabreis que lo de ser madre trabajadora, no es la chuli imagen de esa mujer impoluta todo el día con tacones, triunfadora en el trabajo, madre amorosa y a la cual le sobra tiempo para quedar con las amigas entre semana, hacer pilates y hacer la cena con una gran sonrisa al llegar a casa. Perdón si alguna de vosotras es así…cualquier mención que suene a maliciosa, es puramente envidia y de la mala 😖
Yo trabajo todo el día fuera, llego a casa con ojeras, preparo la cena con una sonrisa solo si tengo una copita de vino en la mano jaja (no me tacheis de adicta ¡eh! ), hago pilates los Viernes por la tarde y llego con energía a duras penas 👊💥. Eso sí, cuando me toca bañar a mi niño o darle el biberón, ahí si que es mi momento del día más maravilloso, ese y si consigo que mi marido me de un masajito de pies mientras vemos un capítulito de «Los 100» (cari, si me lees…toma nota 💋).
Bueno que me enrrollo y me voy del tema, el caso es que hoy me apetece compartir con vosotras parte de mi experiencia en el embarazo, en este caso cuando me tocó descubrir y cómo afrontar el hipotiroidismo gestacional.
Cuando fuí a la doctora de cabecera a contarle que estaba embarazada, me mandó una primera analítica, un análisis completo. En esta analítica el valor de mi TSH no se correspondía con los valores que debe tener una mujer en su primer trismestre, yo me dí cuenta por los baremos que marca laboratorio al margen de los resultados pero inocente de mí, pensé que si la doctora no me decía nada no iba a saber yo más.
El caso es que estando solo de 2 meses ya llevaba 5 kilos engordados, no tenía barriga pero no entraba en los pantalones, me pareció raro pero al no tener experiencia no me dió por sospechar nada. En mi primera revisión de obstetricia, la doctora me dijo que estaba cogiendo demasiado peso y que si no estaba comiendo más de lo que debía esto no era normal, revisó mi analítica primera y me señaló que ese resultado de TSH no era bueno, que indicaba un hipotiroidismo gestacional. Oir la palabra torioides me asustó, no sabía bien el motivo, pero no me sonaba a algo fácil de controlar, me cambió el Acfol por Yodocefol, me mandaron Eutirox de 50 para empezar, me recomendó usar para cocina sal yodada. Le pregunté que al margen de que esto supusiese un problema en mi peso, qué más contraindicaciones tenía, me explicó que no suele ser lo normal pero se puede dar un aborto natural en el primer trismestre. Imaginaos, esto me asustó tanto y cabreó por igual, pensaba en la cara de la doctora de cabecera y me entraban los mil males. 

Mientras tanto…mareos continuos, dolores de cabeza, bajadas de tensión…aprendes a indentificar los síntomas y a llevarlo bien dentro de lo que se puede.

Desde entonces empecé a tener controles más continuos, seguimiento de analítica exhaustiva con T4 libre, T3 y TSH. A los 4 meses había engordado 10 kilos, el ritmo de peso no disminuía y desde luego no era por lo que comía, no he comido más sano en mi vida. Las visitas al médico empezaron a ser una tortura, al subir a la báscula tenía que oir siempre comentarios negativos, decirme que si no me miraba en el espejo y me daba cuenta de como me estaba poniendo, que mi parto iba a ser malísimo…tal era el punto que hasta mi marido saltaba para apoyarme y dejarles claro que no era culpa mía. Conseguí que me derivasen al endocrino, el especialista me aumentó la dosis a Eutirox de 75, con esa dosis conseguí estabilizar mis analíticas medianamente…pero aún así acabé con 20 kilos en mi embarazo. Mi parto no fue complicado, no supuso un problema estar como una mini ballenita…para eso están los celadores jaja.
Al final lo que quiero conseguir explicando mi experiencia, es que si a alguna os pasa no os sintais solas en un tema del que se sabe menos que de la diabetes gestacional, somos muchas las mujeres que hemos pasado por ello, es duro sufrirlo y no es lo que nos gustaría desde luego pero al fín y al cabo el embarazo supone un gran cambio hormonal para nosotras y no todas conseguimos controlar tener una silueta maravillosa. En mi caso, por suerte, en los últimos controles desde que me han quitado la medicación, estoy nivelando bien la hormona toroidea, hay mujerer que no tienen esta suerte pero con la pastilla en la dosis adecuada se puede conseguir hacer una vida normal. A mí en el embarazo no me gustaba pesarme y tampoco lo hago ahora, por estimación en la ropa imagino que en mi cuerpo se han quedado bien agarraetes unos 5 kilos pero … ¡me da igual!
Chicas, ya sea por esto o por otra cosa, tenemos que amar nuestro cuerpo, por supuesto que hay que cuidarse y si practicas deporte mejor pero…no todas podemos tener cuerpos de modelo ni quedarnos a la semana de parir maravillosas, eso depende de cada caso y de cada metabolismo, si se consigue pues genial, si no se consigue pues genial también 😚 Ser mamá conlleva cambios, algunos más significativos que otros…nadie nos dijo que fuese fácil solo que valía la pena 💕

P.D.: Si veis en la analítica algo raro, preguntad a vuestro médico…no deis por sentado que es más listo que vosotros jajaja. 🙏 no me odieis los médicos eh, que los hay maravillosos también, yo por suerte me he buscado una buena a la que consultar siempre como segunda opinión 😜


Un besote enormeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

LUNA DE MAR TE MIMA

4 Respuestas a “Hipotiroidismo gestacional…ese gran desconocido para muchas de nosotras”

  1. Yo creo que muchas veces somos muy exagerados con el tema del peso. Antes decían que había que comer por dos, cosa que no es real, pero tampoco hay que irse al extremo contrario.
    Mucho ánimo! 😘

  2. Exacto, lo que pasa es que también los médicos cuando machacan tanto deberían tener en cuenta lo fuerte que se encuentra esa mujer psicológicamente, porque puede provocar un efecto extremo que no sea bueno ni para ella ni para el bebé. Al final la cuestión es estar sana y feliz 😘

  3. Muy buen post y me alegro que hables de este tema porque es muy sonado la diabetes gestacional pero del hipotiroidismo poco se conoce y es bastante común. Y al fin y al cabo si los kilos se cogen por tener un hijo… maravillosos sean los kilos ��

  4. Gracias Macarena, la verdad es que cuando a mí me pasó y el médico lo tomó como algo igual de común que la diabetes gestacional, aluciné porque no había hablado con ninguna otra mujer de esto antes.
    Y respecto a los kilos…si de por sí hay que aceptar los cambios normales que se sufren cuando es por un embarazo menos miedo se debe tener. Un beso y gracias por comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *