Post lavarse los dientes

Lavarse los dientes, una rutina divertida desde siempre.

Buenos días Luneritos,

El post de hoy, no es para descubriros América, ya que yo no soy dentista ni os voy a decir algo que no sepáis sobre la higiene dental.  Pero quizás si os ayude contaros la rutina de Marc en lo que al cepillado respecta y cómo conseguí despertar su curiosidad.

A nosotros la enfermera nos dijo que hasta los 2 años no era necesario cepillar los dientes del peque, ya que su saliva era un método lo bastante eficaz para mantener limpia la boquita…pero a mi esto me sonó a chino. Teniendo en cuenta que el niño desde los 18 meses ya comía de todo todito todo…y que lógicamente le olía el aliento si comía cosas más fuertes (perdonad que sea así de clara pero es que es verdad, si comen como adultos…pues no creo que la saliva mate los restos de cocido). El caso es que yo no andaba muy convencida y decidí comprarle un cepillo de dientes adaptado a su edad, me recomendó una amiga el de PHB, y en cuanto vi la opción de Pocoyó pensé: ¡Esta es la mía!

cepillo pocoyó PHB

Marc tiende a perseguirme por toda la casa, incluido el momento de baño que como mami, he perdido total intimidad jajaja (algunos me entenderéis). El caso es que siempre muestra interés en las cosas que hago, y más si yo no le doy importancia y no percibe mis intenciones de intentar que haga lo mismo él. Así empezó lo del cepillado, con un «¿mami, que ases?», yo sin darle importancia le decía que cepillarme los dientes, al ver que mostraba interés, le invité a hacerme compañía para no sentirme sola, y él se sentaba a observarme con ojitos curiosos. Así pasó la primera semana, cada vez que me cepillaba los dientes, él me acompañaba, incluso empezó a decirme tras las comidas: «¡mami, los dentes!». Antes del cepillado, decíamos el color del cepillo de papi y el de mami como parte del juego, y él me daba el mío…así que un día decidí meter en el bote su cepillo pequeñito. Al ir a lavarme los dientes, me dijo: «¿Y ese mami?, ¡Oh, es pato!», y le dije que ese era para él si le apetecía probar. Dijo que sí encantado, y con una carita tremenda de orgullo y de soy un chico supermayor, sujetando su cepillo para que le pusiese la pasta de dientes.

 

PRIMERAS REACCIONES
  • Comerse la pasta de dientes y decir que estaba «delisiosa».
  • Cepillarse los labios.
  • Morder el cepillo.
  • Querer cepillar el baño entero.

 

marc cepillándose los dientes

 

Todo esto es normal, no esperéis que el peque sea un maestro en la materia el primer día, está descubriendo cosas nuevas y para él es un juego, esto es lo que le motiva a incorporarlo a su rutina.

Poco a poco, le fui enseñando un orden de cepillado, de momento no aguanta más de un minuto, pero desde luego en ese tiempo se cepilla a conciencia. Lo hacemos a la vez y seguimos el mísmo orden, contando con la mano libre hasta 10 para cambiar de zona. Cuando se cansa, cojo el cepillo yo, y le hago un repasito general asegurando que todo quede bien limpito.

 

 

 

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA HIGIENE DENTAL EN BEBÉS?

Los dientes temporales tienen una función muy importante en el desarrollo de la cavidad bucal, si no mantenemos la higiene tras la ingesta de alimentos, la acumulación de bacterias puede traer consigo enfermedades, incluso la pérdida de dientes antes de tiempo.

cepillo aventHasta la salida del primer diente, se recomienda limpiar las encías una vez al día al menos, una buena opción son los dedales de silicona o con una gasa.

A partir de los 2 años que ya han erupcionado los dientes temporales, se recomienda usar un cepillo de filamentos suaves que no dañen las encías y que sea de un adecuado tamaño para su boca y manipulación.

 

 

LA RUTINA DE higiene de MARC

Mañanas (tras el desayuno):

  • Lavarse las manos.
  • Lavarse la carita.
  • Lavase los dientes.
  • Orinal.
  • Vestirse (la camiseta se la pone solito).
  • Se peina a su manera jaja.

Comida:

  • Lavase las manos (antes de comer).
  • Cepillado de dientes (tras comer).
  • Orinal.

Noche:

  • Antes de la ducha orinal.
  • Lavarse las manos antes de cenar.
  • Cepillado de dientes tras la cena.

 

Para inculcar las rutinas, me he apoyado mucho en este libro que le encanta: «Los rituales de Nacho», nos lo recomendaron en la biblioteca y la verdad que vaya acierto. Le parece muy divertido y cómo hace las mísmas cosas que él, intenta seguir los mísmos pasos mientras dice:»¡Mira mami, como Naxo!» jaja sisi es Naxo y no Nacho.

rituales de nacho libro

 

Os dejo un enlace al tríptico informativo del Colegio de Odontólogos que tiene muy buenos consejos.

 

¡Feliz Jueves Luneritos!

4 Respuestas a “Lavarse los dientes, una rutina divertida desde siempre.”

    1. Totalmente de acuerdo Luis, es error común y me incluyo la primera, lo de dedicar los post a mujeres sin tener en cuenta que la aplicación es exactamente igual en el caso de la paternidad cuando a educación se refiere.

      Un saludo y ya te sigo en Twitter 🙂

    1. Muchísimas gracias, es un placer ayudar. Este es un blog para crecer con vosotros, aportando un poquito al mundo de misterio que rodea la maternidad y la paternidad.

      FELIZ VIERNES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *