Post sobre motivación infantil

Motivación y aprendizaje. Cada niño sigue su propio ritmo.

El post de hoy a priori, parece que abarca un tema muy obvio pero… en algunos casos, por lo que observo, no parece serlo tanto, y me incluyo yo la primera.

Tendemos a comparar mucho a nuestros hijos, en cuanto vemos a un niño de la mísma edad, cogemos la referencia y se nos enciende la voz de alarma si vemos que el otro niño «va más adelantado que el nuestro», y esto en IG por lo que veo pasa mucho mucho.

¿Es esto sano?

La respuesta claramente es no, y al margen de que no sea sano para nosotros como padres, es que no lo es para nuestros hijos. Somos su ejemplo, nos copian en el 90% de las cosas que hacemos (en las que inconscientemente hacemos también). Esto quiere decir que por pequeños que sean, perciben la frustración o el enfado que mostramos cuando les enseñamos algo y su respuesta no es la que esperamos.

Pensaréis que es muy fácil ser crítico con el resto, pero como he dicho al inicio del post, yo he detectado en mí esas odiosas comparaciones que a veces han hecho que quiera que mi hijo aprenda algo «ya» porque otro niño lo sabe hacer desde hace mucho tiempo. Esto me ha pasado por ejemplo con el tema de aprender los colores, yo veía que es lo más fácil que aprendían los niños de alrededor, que rápidamente identificaban esta característica sin mucho esfuerzo por parte de nadie en enseñárselos. Sin embargo Marc por mucho que le he dado la murga con ello, nada que no había manera, acababa yo enfadada con él porque ya no sabía si me tomaba el pelo a propósito o que mi hijo no era capaz de entender lo que le explicaba. Mi enfado y mi frustración, no hicieron que Marc aprendiese, pero quizás sí que percibiese en mí una cara de decepción, a la que no es justo que le expusiese…EXIGIRLES UN RITMO NO ES SANO.

Hice una buena autocrítica, y aunque hay cosas importantes en las que tomar referencia: pautas alimenticias, pautas de sueño, responsabilidades, quitar chupete, ir al baño… El juego jamás debe responder a una obligación, sino a una motivación. Hace menos de una semana, empecé a jugar con Marc al puzzle de los colores cuando él lo pedía, jugamos a colocar los coches por colores y por tamaño, cuando acierta le aplaudo y le muestro lo bien que lo hace, cuando falla le explico el color le muestro cosas que lo tienen e igualmente le beso y le digo que poco a poco aprenderá. Siempre con una gran sonrisa y con un «giveme five» de los nuestros 🙂 Pues parecerá mentira pero en 3 días, él solo viene a decirte el color y aunque falla en algunos, hay colores como el rojo, blanco y amarillo que ya domina a la perfección.

4 leyes universales a recordar:

  1. Jugar ayuda a su desarrollo tanto emocional como intelectualmente.
  2. Más imaginación y menos móvil.
  3. Jugando solo se aprenden cosas, si lo haces en familia se aprenden un millón más.
  4. Si presionas les asustas, sé su apoyo y su guía, no el profe con vara.

¿Qué herramientas busco?

Todo vale, y cuando digo todo es todo. La imaginación queda a merced de quien quiera explotarla. Yo con Marc para los colores, lo que mejor me ha ido ha sido el juego del martillo y el puzzle.

Juego madera colores con martillo Puzzle colores y formas infantil

RECUERDA. Nadie conoce a tu peque mejor que tú, así que si lo que le gusta son los puzzles ¡a por los puzzles!, si son los libros ¡a por los libros!, si lo que más le gustan son los peluches ¡usa los peluches como herramienta!. Y si tu peque es un artista: papel y ceras, o plastelina, no fallan jamás 😉

Así que a olvidarse de lo listo que es mi niño y lo tontos que son el resto, y viceversa. HAY QUE DEJARLES CRECER Y EVOLUCIONAR A SU RITMO NATURAL. Darles la mano en el camino y siempre siempre ser su motivación.

¡Feliz Sábado Luneros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *