Mujer meditando con mensaje: "descubre tu suelo pélvico".

Suelo pélvico dañado. Detección y tratamiento, nunca es tarde.

Buenos días Luneritos míos, hoy estoy hiperfeliz porque estreno sección en el blog. Pasito a pasito, voy haciendo de este pequeño oasis de mi vida en un lugar en el que compartir y crecer con vosotros. Para ello, y como ya os comenté en redes hace un tiempo, he empezado a «reclutar» colaboradores que nos ayuden en diferentes categorías a tod@s.

En este post, cuento con la ayuda de Sara Duque, mi fisio de confianza. Sara me trató el problema de suelo pélvico, que no descubrí hasta los 18 meses postparto al empezar a hacer ejercicio. Si os apetece, más adelante hago un post para explicaros mi caso concreto. A continuación, os dejo la entrevista que le hice a Sara, resumí todas las dudas que yo tuve durante mi tratamiento respecto al suelo pélvico, y ella nos ha preparado explicaciones profesionales pero muy facilitas de entender, ¡seguro que os vienen genial!

¿Cómo detectamos que nuestro suelo pélvico está dañado? Síntomas.

Existen diversos síntomas que nos indican que podríamos tener un problema de suelo pélvico, en ocasiones se puede resolver fácilmente o en pocas sesiones, pero el paciente acude en primer lugar al médico (urólogo o ginecólogo) o toma medicación.

Entre ellos se encuentran:

  • Pérdidas de orina o alteraciones en la frecuencia miccional como por ejemplo tener que “hacer pis” constantemente sin percibir que la vejiga esté llena.
  • Pérdida o no contención de gases o heces
  • Disfunción sexual: dolor en la penetración profunda (hacia el abdomen) o en el introito vaginal (musculatura superficial). Dificultad para llegar al orgasmo (anorgasmia).En casos extremos vaginismo (cierre del introito vaginal que imposibilita la penetración).
  • Dolor pélvico crónico: se puede manifestar como dolor de abdomen bajo , en el coxis, en los isquiones al sentarnos..etc.
  • Sensación de pesadez en la pelvis: se nota en casos de prolapsos (caída visceral)
  • Indirectamente dolores de cadera o lumbares que se alargan en el tiempo y pueden estar relacionados con suelo pélvico.

¿Se daña solo tras el embarazo?

En la vida de la mujer, el embarazo y el parto son los momentos de mayor traumatismo para el periné y por eso damos tanta importancia a realizar una buena rehabilitación del suelo pélvico después de cada parto. Incluso aunque no noten síntomas muy evidentes o que dificulten su vida diaria ,  la musculatura del suelo pélvico tras el peso que soporta en el embarazo y el estiramiento extremo en el parto suele quedarse bastante atrofiada y puede dar problemas a largo plazo y no en el postparto inmediato.

Los problemas de suelo pélvico, ¿van siempre ligados a la diástasis?

Normalmente sucede al contrario, las pacientes de postparto con diástasis abdominal tienen más posibilidades de sufrir prolapsos/caída visceral, debilidad del suelo pélvico e incontinencia urinaria, suele estar bastante relacionado. Siempre que una paciente acude por diástasis intentamos realizar un tratamiento integral de toda la zona abdominal, pélvica y lumbar. La diástasis no es solo un problema estético, produce descompensaciones musculares que pueden generar problemas de suelo pélvico y dolores lumbares.

¿Es posible prevenir estos daños?

En otras culturas, como en algunos países asiáticos, las mujeres cuidan y ejercitan su suelo pélvico desde niñas. En España no existe esa cultura de cuidado y prevención, en muchas ocasiones nos encontramos a pacientes que no saben contraer la zona porque nunca lo han hecho voluntariamente por lo que debemos empezar de cero.

Es importante informar, sobre todo a las mujeres embarazadas, de que deben empezar a cuidar su suelo pélvico desde el embarazo para prevenir que los problemas de suelo pélvico de postparto se agraven aún más.

Por otro lado, en la adolescencia y dentro de los programas existentes de educación sexual deberían incluir este tipo de información. Si desde las primeras relaciones sexuales existe dolor, o con la colocación de los primeros tampones, es posible que la paciente padezca hipertonía o vaginismo y debería empezar a tratarlo cuanto antes. También es importante incluir dentro de nuestra actividad física habitual algún ejercicio de suelo pélvico o hipopresivos para mantener la zona con un correcto tono y fuerza muscular.

¿Estos daños aparecen también en un parto por cesárea?

Debemos tener en cuenta que el propio embarazo debilita la musculatura del suelo pélvico independientemente de que el parto sea natural o cesárea tenemos que recuperar esa pérdida de fuerza o tono muscular en muchas ocasiones.

Las consecuencias de la cesárea en relación al suelo pélvico son las siguientes:

  • En ocasiones también aparece incontinencia urinaria o problemas de vejiga o frecuencia miccional. La cicatriz está muy cerca de la vejiga y si es retráctil puede dificultar el movimiento visceral en la zona.
  • Dolor pélvico y abdominal que a largo plazo se transmite a la zona lumbar.
  • Dispareunia profunda: dolor profundo durante y después de las relaciones sexuales.
*Las pacientes con cesárea tienen más predisposición, por mala cicatrización, a tener, además, diástasis abdominal.

¿Cuál es el tiempo recomendado entre embarazos para recuperar el tono en el suelo pélvico?

Depende del estado físico de la madre, la edad, el daño sufrido en partos anteriores..etc. pero en general suponemos que con esfuerzo y rehabilitación de abdomen y suelo pélvico la madre necesita, al menos, un año de recuperación física para volver a quedarse embarazada.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

En los tratamientos de suelo pélvico recurrimos, como siempre en fisioterapia , a la terapia manual  aunque en este caso necesitamos hacer tratamiento intracavitario en muchas ocasiones (a través de la vagina o del ano). También recurrimos a distintos aparatos de electroterapia, Biofeedback para aprender a controlar la zona y , en nuestro caso, usamos la Radiofrecuencia INDIBA para el tratamiento de cicatrices retráctiles y dolorosas (episiotomía y cesárea), normalización del tono muscular y reducción de la inflamación pélvica.

¿Cuándo es irreparable el daño?

Casi todas las patologías de suelo pélvico mejoran considerablemente con los tratamientos de fisioterapia uroginecológica, pero desgraciadamente en algunos casos no queda más remedio que recurrir a la cirugía.

Por ejemplo en casos de prolapsos muy avanzados o en algunas ocasiones reparaciones de la musculatura del periné tras partos con fórceps, desgarros o avulsiones complicadas.

¿Puedo hacer ejercicio durante el tratamiento?

Si, aunque es la fisioterapeuta quién debe pautarte los ejercicios que tienes que hacer, por ejemplo, en casa o el gimnasio y con qué frecuencia tienes que hacerlos. Hay muchos ejercicios de impacto que están contraindicados en las patologías de suelo pélvico al igual que no todas las pacientes necesitan usar BOLAS DE KEGEL , todo va en función del estado de tu suelo pélvico.

¿La episiotomia hace que sea más difícil la recuperación?

Siempre que existe una cicatriz en la zona perineal se dificulta la recuperación postparto porque además de la característica pérdida de fuerza y tono muscular, en muchas ocasiones aparece el dolor y tirantez agudo en la zona de la cicatriz que a largo plazo genera dolor en las relaciones sexuales. En ocasiones si las cicatrices son muy grandes dañan gran parte de la musculatura profunda y se resulta complicada la rehabilitación de ese lado del periné pero en condiciones normales ,con tratamiento, todo vuelve a la normalidad.

Sexo y suelo pélvico, ¿si el suelo pélvico está dañado, las relaciones sexuales pueden ser dolorosas?

Si, el dolor en las relaciones sexuales se llama DISPAREUNIA y puede ser superficial (en la entrada de la vagina) que suele estar asociada a cicatrices de episiotomía y desgarro, a hipertonía o contracturas de la musculatura superficial del suelo pélvico, neuralgias etc. La dispareunia profunda suele asociarse más a procesos inflamatorios pélvicos como la endometriosis, cirugías como la cesárea, dolores uterinos o hipertonías de la musculatura profunda.

Arcoiris sonriendoEspero que os sirva de ayuda este post tan genial que he traído hoy de la mano de Sara. Si tenéis alguna pregunta, dejadlas en los comentarios y os contestaremos encantadas.

BESITOS LUNERITOS MÍOS.

2 Respuestas a “Suelo pélvico dañado. Detección y tratamiento, nunca es tarde.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *