post de san valentin Luna de mar

Un San Valentín sin Valentín. Por ellas.

14 de Febrero, San Valentín.

Sentada en mi sofá de madrugada, los airpods puestos y suena Giorni Dispari de Ludovico Einaudi…no sé que escribo pero siento que el día es hoy. Meses no sabiendo cómo empezar este post, pensando cómo contarlo, cómo narrar bonito algo que rompe de dolor, pensando como mujer, pensando en ellas…pensando en ellos. Y de golpe siento que si hoy es el día del amor, que si hoy es el día en el que rendimos homenaje al corazón, no hay mejor momento para usar el mío como pasaje para contar su historia.

Leo y releo sus cartas, tres guerreras que sin dudarlo me dijeron: ¡Ainhoa cuenta con mi historia! Les pedí algo muy duro, pero no lo supe hasta que las leí, y sentí miedo por haberlas hecho desnudar su alma en un papel, sentí su dolor en cada palabra y en cada punto. Sentí su adiós en el final de la historia, las sentí a ellas como madre, y no pude evitar sentirme tremendamente orgullosa de esas 3 desconocidas que me habían entregado algo tan valioso a mí.

Les pedí que me ayudasen a entender qué significa «bebé arcoiris», shhh calla y lee…quizás no lo entienda la razón pero si lo hará el corazón. Esta no es una historia de príncipes y princesas, ni de guerreros y guerreras, esto no es una historia…estas son ellas:

ELLA ES TAMARA

«Esta es mi historia de como otro angelito inocente subía al cielo.

31 de Marzo de 2017, la noche anterior no podía dormir tenia dolores, estaba incomoda, me dormí y de pronto me despierto mojada ¡pum! Había roto aguas, llegó el momento ¡¡pequeña vamos allá!! Llegamos al hospital, ya eran las 00:30 del 31 de marzo,  ingreso con 3 cm de dilatación y bolsa rota sin dolores. Me ponen en la cama los monitores para escuchar su corazón y controlar las contracciones, hasta ahí todo bien su ritmo, todo en general. Me voy a dar una ducha, cuando tengo ganas de empujar y me meten a paritorio, ¡empuja Tamara esta ahí! ¡Vamos un empujón más y Adara está contigo ya! Exactamente dos empujones y ahí estaba la princesa de la casa, tan bonita y tan pequeña, llego a las 4:37 del 31 de marzo de 2017 de madrugada.

Empieza la niña a chuparse la mano moviendo su manita los chupones mas grandes que escuchado, cuando de pronto quiere llorar pero su llanto no rompe y es cuando le digo a la matrona ¡la niña no llora! Le mete los dedos en la boca por si es el frenillo y no responde, se empieza a poner morada y deciden llevársela, la enrollan en una toalla y solo recuerdo ver esa imagen de la matrona corriendo con ella en brazos y mi novio detrás, me quedo en recuperación 4 horas sin saber de mi hija.Yo sigo ausente de la gravedad de mi hija, lo único que me decían es que le están haciendo pruebas, lo siguiente que escribo lo ponen en los informes; que le han hecho los primeros auxilios en paritorio pero la niña seguía empeorando deciden subirla a la UCI de neonatos para entubarla y demás. Mi novio y mi suegra son los que han estado con ella y con los médicos, a las 8:30 aparece mi novio y me dice que la niña esta grave y no creen que pase de hoy, en ese momento sentí como mi corazón se partía en dos.

Me suben a la UCI sobre las 9 y algo, porque no habían habitaciones libres que darme, en silla de ruedas, aún con la bata encima, desnuda, sangrando, con tan solo un protector debajo de mi, así subí a verla, la matrona me dice: ¿ves todos los médicos que están ahí? Todos están ahí para salvar Adara, y Adara esta haciendo todo por vivir. Cuando miro, había mas de 20 médicos, todos con sus batas blancas, de todo tipo de rango, me va acercando y ellos se van separando para yo verla fue como de película que nunca quisiera volver a pasar, la vi ahí estaba entubada, cables por todos lados por el ombligo por la cabeza, pies manos cuerpo en fin toda ella llena de cables. Me daba miedo tocarla por si desconectaba algún cable, estaba entre violeta y blanca parecía que tenia morados por todo su cuerpo. Por la tarde van a mi habitación y me dicen que hay una posibilidad de vida metiéndola en quirófano y ver porque no pueden entubarla, dimos el SI para operarla, aunque ellos no querían porque nos decían que eramos muy jóvenes para tener una niña encamada dándole de comer por suero y no nos importó, dijimos que si que la operen. A las 7 entran y me dicen que ya habían acabado y estas fueron las palabras de ellos: Intentamos por la boca pero no se veía nada, por lo tanto habrímos por el cuello para ver el por qué, no veíamos nada y es que no tiene tráquea y una persona sin tráquea es incompatible con la vida y le dijimos ¿qué significa eso? Dice, que murió en la operación ahí quedó todo. Mi hija duró 14 horas y según ellos, murió en la operación porque no tenia traquea ya que es incompatible con la vida.

foto bebé arcoiris Tamara

 A los 6 meses me quedo embarazada de mi bebe arcoiris, la gente no sabe lo que es un bebé arcoiris, muchas veces me miran como diciendo esta chica está loca, pero es que para mi el bebé arcoiris es alegría donde solo hay tristeza, es el sol que alumbró mi camino oscuro, el que me devolvio las ganas de vivir, porque ellos llegan en el momento mas esperado para dar esa alegría a la familia y efectivamente tal y como dice su significado, cuando llega el bebé arcoiris, no significa que la tormenta nunca pasó, lo que significa es que algo hermoso y lleno de luz apareció, en medio de la oscuridad de las nubes. La tormenta podrá volver, pero el arcoiris está ahí siempre con su luz y sus colores para alegrar. El bebe arcoiris vino a este mundo a escribir una nueva historia

 

 

ELLA ES MARTA

«¡Hola! Quería presentarme, soy Marta, tengo 28 años y quería contaros mi historia. Yo siempre he querido ser mamá y lo fui joven. Fui a por mi primer hijo con 24 años, el embarazo perfecto, el ideal, sin dolores, ni náuseas, ni vómitos… Pero no fue todo bonito, me provocaron el parto y mi hijo acabó naciendo por cesárea, para eso nunca te preparan, para mí fue un golpe muy bajo por que yo quería un parto fuera como fuese, pero no dilataba y me hicieron la cesárea, mi hijo nació muerto. Lo tuvieron que reanimar, cuando cogió su primera bocanada de aire, le entró en la pleura y acabó ingresado en neonatos. Estuvo una semana, pero bueno al fin tuvo la cosa final feliz, volví a casa con él.

Yo quería un segundo hijo y fui a por el después de 2 años, que fue lo que me dijeron después de haber sufrido una cesárea. El positivo tardó 6 meses, después de lo que me costó siempre tuve la maldita sensación de que este bebé iba a acabar peor que mi primero. Y así fue, siempre venía bajo de peso, cada vez me hacían más revisiones… Contaros que me hicieron revisiones en las semanas 12, 13, 20, 28 y 31 ¡ojo! Y en la 31 dejaron de preocuparse en el peso y empezaron a preocuparse por que veían un ventrículo del cerebro más grande que el otro, pero mucho más. Os cuento:Llega mi eco de la semana 31, me tumbo y ella pieza a ver a mi hijo, ¡sí, otro niño! Y me dice que le ve un problema en la cabeza y que me recomienda una amniocentesis, que me la hace allí mismo en ese momento. Allí yo llorando como nunca, no había ido sola nunca y ese día nadie pudo acompañarme. Entre ataques de ansiedad y control de respiración, consiguió hacerme la amniocentesis y que me llamarían para los resultados. Eso fue un jueves, me llaman el lunes y no hay nada cromosomico, pero no tenía cita hasta la siguiente semana, yo muy nerviosa, ¡imaginarlo! Pues me fui de pago, y tuve tan mala suerte de que no había otro ginecólogo que ese que no tragaba, encima jefe de ginecología del hospital. Bueno… voy y me ve, dice que él lo ve más grande y que vaya al día siguiente al hospital y lo busque. Es Viernes, nada más entrar a su despacho me dice que me van a ver en el 12 de octubre de Madrid. ¡Ohhhh señor! Me atendió un ginecólogo joven entre unos 30/40 años y majísimo, pero me dio el diagnóstico más malo que pudiera esperar, después de mirarme una hora y media y llamar a sus compañeros para que vieran y afirmaran que lo que el veía era verdad, me sentó frente a él y me dijo:

– Tu hijo tiene un tumor cerebral intracraneal y se va a morir.

Yo no podía gesticular palabra, me calló como cual jarro de agua fría con hielo. Era muy grande de casi unos 3 cm y que veía complicada la operación ya que el tumor estaba como acogido por el cerebro, lo rodeaban bastantes vasos sanguíneos y nervios del cerebro. Me dijo quee mi hijo se iba a morir, dentro o fuera, la probabilidad de vida que me daba era un 15%… Yo no podía creerlo, le pedía que me lo sacará y él me hacía comprender que estaba vivo y que no podía matarlo por qué era ilegal. Me comentó que si quería abortar lo podía hacer pasando por un tribunal médico.Y madres o futuras madres, para mí hice lo mejor que pude hacer por mi hijo, quitarle el sufrimiento. Me dijeron que tenía ataques epilépticos y fiebres de casi 40°… Me mandó una resonancia magnética fetal que no es algo invasivo para el bebé y que creo que toda embarazada debería hacerse por qué ahí se ve todo genial, cuando me dieron los resultados de esta RMF el tumor ya era de 5 cm.(Una barbaridad)

bebé arcoiris MartaPresenté los papeles en mi comunidad autónoma y fue aceptado en menos de 1 hora. Mi hijo no era viable y el mejor pronóstico que me daban era vegetal en una cama. Barajé todo, operación, resultados,el mismo cirujano me dijo que él no iba a jugar a ser dios, que veía imposible que sobreviviera a la operación. Pienso que hice lo mejor para mi bebé estrella y para mi hijo de 3 años, lo pensé y repensé, lloré lo inllorable y no sabéis lo que me dolía el alma. Me hicieron lo que se llama un feticidio, que trata de con la aguja de  la amniocentesis pincharle directo al corazón del bebé cloruro de potasio, fue lo peor de mi vida.

Ahora después de casi 7 meses, estoy mucho mejor y ¡vuelvo a estar embarazada! Solo quiero decir a aquella madre que haya tenido o tenga que hacer algo así, que baraje todas las opciones y que piense con el corazón y en su hijo, que es por el por quien lo tiene que hacer.Yo decidí que no quería que investigarán con él, y siento que hice bien. Porque para que sufriera él, ya sufrí yo por él.«

 

ELLA ES MIREIA

«Nunca se nos olvidara ese 14 de enero.. fuimos a sacar al perro como cada sábado… de golpe me encuentro al lado de casa precisamente un chupete… mi pareja no quería que lo cogiera… pero por lo que había leído era una señal… ya que aún no me había venido a visitar esa amiga que llegaba últimamente muy puntual. Al día siguiente decidimos hacernos un test de embarazo, me acuerdo como si fuera ayer 15/01/2017… con el primer pipí, era un test de esos muy sensibles… y se veía una raya muy finita, me acuerdo que en el grupo de whats que estaba, lo envié y me llamó una amiga… ¡tia estas embarazada!– ¿Qué dices? Anda ya… Al rato me hice un test clearblue y salía negativo, lo desmonté entero, en ese test salía también otra línea aparte de la que te mide la orina muy finita…. pero volvimos a hacer el mismo test que con la orina, cada vez marcaba algo más. No se los cigarros que me llegué a fumar esa mañana, estaba de los nervios… y ni probé bocado de la comida, hasta que le dije a mi pareja, ¡vamos a la clínica a hacernos una BETA! Dió positivo… ese día nos dieron la noticia… estaba embarazada… seriamos papas. Un embarazo no siempre es de color de rosas, lo mas común en el embarazo es que tengas: nauseas, vómitos, ciática, diabetes gestacional… A nosotros nos tocó algo que se nos iba de las manos, ya que no lo relacionamos con el embarazo, líquido en la cadera (trocanteritis), la pierna derecha dormida, una retención de líquidos brutal… los túneles carpianos de ambas manos. El día 23 de marzo me dieron la baja, empecé en el embarazo con 65 kg y lo acabé con cerca de 88 kg, para una persona como yo que mide 1.55 m… parecía una bolita de sumo… la ginecóloga no nos decía nada ya que sabia por todo lo que estaba pasando. A raíz de ahí fueron saliendo mas cosas, túneles carpianos, la mano derecha empezó a dormirse de una manera que parecía que tenia manos de plástico, luego añadimos a la lista la diabetes gestacional (nunca llegamos a poder normalizarla, ya que solo era en ayunas cuando se disparaba).

El día 4/09/17 a las 18h ingresaba en la clínica cima de Barcelona para inducción al parto, todo iba genial me pusieron las correas y un tipo de «tampón» para empezar a ablandar el cuello. Así estuve desde las 21h de ese mismo día hasta las 9 del día siguiente. Bajamos a la sala de partos, me extrajeron el tampón y me pusieron oxitocina por vía intravenosa, todo iba genial yo estaba relajada y dormida, hasta que venía la matrona y hacia los pertinentes tactos. La verdad que a la pobre se lo hice pasar mal, porque no paraba de llorar porque me dolía. Sobre las 14h empezaron los dolores fuertes, lo que se dice la hora corta, me metí en la ducha con agua caliente para aliviar el dolor, sobre las 15:30 llega el anestesista y una auxiliar, ¡me ponen la epidural! También hay que decir que se lo puse difícil… estaba de los nervios, lloraba sin parar… hasta que me dijo no es nada ya veras… que razón tenía!!!! Ni me enteré. De golpe empecé a dilatar… a las 19h ya estaba de 7 cm y de golpe le digo a mi marido tengo ganas de empujar, ¡avisa a la matrona!.. estaba de 10 cm. A las 21:30 empezamos con los pujos y a las 22h nacía Dídac con 2660 gramos. Nos subieron a la habitación y de momento todo iba bien, a las 9 de la mañana mi marido se va para hacer los papeles y de golpe mi pequeño se pone lila, yo pensaba que estaba haciendo fuerza para hacer de vientre y le hice el masaje que nos enseñaron en las clases y le salvé la vida sin saberlo… lo mismo me sucedió a las 10:30, mismo masaje, le salvé por segunda vez la vida. Llegó la pediatra y dijo voy a hacerle un chequeo… ya no volvimos a tenerlo en brazos, lo bajaron a neonatos… El miércoles 6/09/17 nos despiertan de madrugada a las 2:10 diciendo que han llamado al SEM ( servicio de emergencias) lo trasladan al hospital de la vall d hebron… yo pido el alta voluntaria no hacía nada allí sin nuestro bebe, llegamos y nos esperaba el equipo médico de pediatría, el pronóstico era grave, Dídac había tenido amneas y convulsiones, harían todo lo posible por empezar a descartar (infección, metabólico o congénito) a mí me derivaron a psiquiatría ya que tuve un cuadro muy fuerte de ansiedad y antisocial no hablaba solo lloraba.

bebé arcoiris MireiaLos días siguientes los recuerdo algo borrosos, porque no era consciente de lo que estaba sucediendo, familiares y amigos no se separaron de nuestro lado, mi marido estaba entre dos aguas, el bebé en la uci y yo arriba ingresada, atendiendo el teléfono a la familia y amigos. El Viernes 08/09/17 solicité ver al pediatra, quería saber el estado de mi bebé, el pronóstico ya era extremo, el cerebro había echo varios impulsos eléctricos y con las 14 horas de convulsiones el peque no tenía ningún tipo de probabilidad de sobrevivir, llamamos a nuestros familiares y allegados que vinieran al hospital, hablamos con el pediatra yo quería que toda mi familia supiera de todo lo que había pasado por boca de él. Sólo le pedí algo… quería bautizar a mi pequeño, éramos cerca de 30 personas, dándole el último adiós a nuestro pequeño ángel del cielo…. Sobre las 22 horas bajamos a la habitación que nos habilitaron, hice piel con piel… y sobre las 22:45 procedieron a desentubar al peque, nos dijeron que serían 5 minutos y nuestro pequeño luchó hasta la 1:10 del día 9/09/17, lo tuvieron que sedar dos veces. Él me hizo caso, él se aferraba a la vida…pero descansó en brazos de sus papás. Tengo el ángel más valiente y fuerte que podía tener, y aún en el cielo está haciendo de las suyas… está haciendo milagros. A día de hoy tengo un bebe de 4 meses, mi bebe arcoiris, que llegó para iluminarnos nuestro camino un 13.09.2018 y dar sentido a toda lucha que hemos pasado.»

 

 

No me he sentido con derecho a tocar nada de lo que ellas de dijeron, no había forma que dar, estas son ellas, estos son su guerreros, estos son sus bebés arcoirís. Bebés que llegaron para sanar el dolor, para iluminar el corazón y para salvarlas a ellas. La memoria es frágil al paso del tiempo pero el corazón no.

¡FELIZ SAN VALENTÍN GUERRERAS! ¡Feliz San Valentín Marta, Mireia y Tamara!

 

4 Respuestas a “Un San Valentín sin Valentín. Por ellas.”

  1. Me ha encantado, no conocía tu blog y con este post me ha enganchado. Yo no soy madre pero busco serlo y me gustaría que se tratasen temas como estos, reales.

    Besoosss linda

  2. Que historias tan duras…pero que bonitas las has compartido. La maternidad no es facil pero cuando lees esto, todo se minimiza. Tenemos que ser mas agradecidos cuando tenemos bebés sanos y felices.
    Me gusta mucho tu enfoque.

    1. Al final es lo que pretendo al dar visibilidad con estos temas, rendir homenaje a esas mamis y ayudar a que la gente comprenda más allá del significado estricto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *